La importancia de la limpieza facial en nuestra vida cotidiana

la importancia de la limpieza facial en nuestra vida cotidiana

Darle importancia a la limpieza facial en nuestra vida cotidiana, y hacerla formar parte de nuestros hábitos, si queremos una piel saludable y linda. En la actualidad y dependiendo de donde vivas vas a estar expuesta en mayor o menor medida a contaminantes que pueden ser muy agresivos con tu piel, incluso si no sales de casa.

Este post es una pequeña demostración del primer paso que debes llevar a cabo en tu rutina facial. Y si quieres aprender como podrías realizar una limpieza profunda en casa, con productos naturales, quédate con nosotros hasta el final. También puede interesarte: Crema casera para el rostro

rutina de cuidado diario

¿Primero, qué es una limpieza facial?

Es un proceso físico que mediante una determinada metodología remueve los restos de sebo, sudor y polución que se acumulan durante el día en la piel, personalizada siempre para cada tipo de piel para luego aportar agua y restaurar el pH con un tónico y finalizar con un hidratante que selle la humedad de tu rostro.

Importancia de la limpieza facial en nuestra vida cotidiana

Es sumamente necesario llevar a cabo una buena limpieza de tu rostro, de esta forma evitas que se acumule suciedad y que los poros se tapen y empiecen aparecer puntos negros, espinillas y manchas.

Cuando limpias tu rostro regularmente, mejora el aspecto general de tu piel. Una limpieza facial completa logrará un equilibrio de los niveles de grasa e hidratación.

De la misma manera cada vez que aplicas estas acciones en tu rutina, promueves la oxigenación de tu cutis, descongestionas los poros permitiendo que nuestra piel respire.

Esto es particularmente necesario si tienes la piel grasa o con tendencia a acné, porque estas pieles tienden a producir mayor cantidad de sebo y los poros son más dilatados y se obstruyen con mayor facilidad.

¿Y que tipos de limpieza de cutis existen?

Básicamente hay dos tipos de limpieza facial:
La rutina diaria, que deberías hacer todos los días al levantarte y al dormir para eliminar las impurezas que acumula tu piel y mantener tu rostro cuidado.

Y la limpieza profunda o intensiva, que es un poco más compleja y puedes hacerte en un centro de estética de forma profesional, o en casa, siempre tomando tus medidas y precauciones.

Se trata de un tratamiento para mejorar el aspecto de tu piel, en donde proceden a la extracción de comedones e impurezas por distintas metodologías, que pueden producir un estimulo en la producción de colágeno y elastina, además este tipo de limpiezas mejora la absorción de cremas y demás tratamientos.

¿Y que hay de la doble limpieza?

Este tipo de limpieza facial viene de Asía,en países como Japón y Corea del Sur, es muy común, y no hay más que agradecerles por la técnica.

Es recomendable hacerla al menos una vez al día, de esta forma realizaras una limpieza más exhaustiva que eliminará cualquier residuo de maquillaje y otras cosas que queden en tu rostro.

El uso de este método es muy sencillo, solo hay que utilizar los productos apropiados para tu piel. Como su nombre bien lo indica se trata de utilizar dos productos de limpieza.

Limpieza facial

El primer producto con una base oleosa (aceite, manteca, leche, agua miscelar)que normalmente hace emulsión con el agua y luego un limpiador a base de agua(jabón, gel, etc).

El primer paso elimina los restos de maquillaje (aun siendo a prueba de agua), protector solar, restos de polución, sebo y toda la suciedad que pudiste acumular durante el día. El segundo, te ayuda a eliminar los restos que queden del primero y la suciedad soluble en agua, como el sudor.

Al finalizar solo aplicarías el tónico para restaurar el pH de la piel.

Y por ultimo, limpieza profunda con productos naturales

Doble limpieza

En el mercado existen muchas opciones naturales para realizar una doble limpieza en tu piel. Pero si tu opción y bolsillo se inclinan hacia lo natural y “casero” puedes optar por usar una aceite vegetal como limpiador oleoso, trata de utilizar uno que tenga un nivel comedogénico bajo, como el aceite de oliva, el de almendras dulces o el de ricino o caléndula.

Yo suelo utilizar el aceite de coco, que tiene un nivel alto (4) de comedogenicidad pero realmente me ha funcionado, aun con mi piel grasa y poros muy dilatados.

Recuerda que no a todos nos funciona lo mismo y hay muchos factores además de los productos que usas para la aparición de granos e imperfecciones.

Una vez que aplicas tu producto oleoso, lo ideal es emulsionar con agua. Que quiero decir, te aplicas el aceite en la mano y lo calientas un poco frotando, lo pones en todo tu rostro, incluso por tus ojos y labios para remover el delineador y el labial.

Luego aplicas agua, de esta manera el aceite formara micelas que arrastraran la suciedad. Utiliza un paño húmedo tibio, o una toallita para retirar el producto. Veras lo lindo que queda la toalla.

Sigue el segundo paso, el limpiador a base de agua. Puedes utilizar un jabón natural para tu tipo de piel o un jabón de glicerina.

Vaporización

Luego de la limpieza y antes de la exfoliación es recomendable aplicar un poco de vapor a tu piel para abrir los poros y eliminar impurezas y restos de suciedad.

Una vaporización facial se realiza poniendo a hervir agua con algunas hierbas, flores o aceites esenciales que suavicen y relajen la piel.

Es muy efectivo el uso del té verde para eliminar impurezas, así como de la hierba buena y la menta. También puedes utilizar unas gotitas de algún aceite esencial que sea calmante y descongestionante o manzanilla.

Una vez el agua empieza a hervir te colocas a una distancia de la cacerola, como a 20 0 30 centímetros, tratando de no quemarte. Cubrimos la cabeza con una toalla para no dispersar el calor y nos mantenemos allí por 15 minutos.

Durante ese tiempo, tu piel comenzará a sudar y expulsar todas las impurezas de tus poros.

Puedes aprovechar este momento para extraer algún punto negro que haya sido expuesto por el vapor, solo debes presionar un poco, si este no sale, no lo obligues, puedes provocarte marcas en la piel si te ensañas con un punto negro.

Arcilla como exfoliante

Exfoliación es el tercer paso

Después de la vaporización, un buen exfoliante te ayudará a eliminar las células muertas de tu piel. Siempre recomiendo las arcillas, por su textura, finura y pH.

Mascarilla natural

Al tener los poros dilatados por la vaporización, tu piel estará más dispuesta a absorber los beneficios de una buena mascarilla. Aplica una que cubra tus necesidades, recuerda que no todos tenemos los mismos problemas de piel. Puedes utilizar Aloe vera, pepino, miel, yogurt natural, manzanilla.

Prepara la mascarilla que mejor te guste y cumpla con tus objetivos, por acá te dejo estas que pueden servirte, Mascarilla de arroz , Mascarilla casera de linaza molida.

Finalizamos con un tónico

Luego de todo ese proceso de limpieza, purificación y exfoliación, nada mejor que ofrecerle un tónico calmante a tu piel y que restaure los niveles de pH.

Una buena opción es el agua de rosas, es calmante e hidratante. Sentirás los efectos inmediatamente. También puedes optar por un tónico casero como la infusión de árbol de té, de manzanilla, de menta.

Para completar tu rutina, no olvides aplicar un serúm y tu crema hidratante y estarás lista para comerte el mundo.Ya notaste la importancia de la limpieza facial en nuestra vida cotidiana y los beneficios para tu piel y para ti.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Si te gusto, comparte...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *