Las frutas deshidratadas es fruta natural y fresca a la cual se le aplica un proceso de deshidratación o desecación, reduciendo al mínimo el porcentaje de agua interna. Al realizar este proceso se logra que la fruta dure más tiempo que de forma normal. Además de inhibir el crecimiento de microorganismos que causan el deterioro de la fruta.

Se sabe que en 100 gramos de fruta deshidrtada hay una mayor concentración de nutrientes que en la misma cantidad de fruta fresca, debido a la perdida del agua.

El consumo de las frutas deshidratadas se ubica en Mesopotania, donde se consumían de diferentes formas.

Beneficios de las frutas deshidratadas

Son una excelente fuente natural de vitaminas, minerales y fibra. Encontrándonos con una buena ingesta de potasio, calcio, hierro, vitamina A (betacaroteno), vitamina B3 (niacina).

También consegimos una buena fuente de fibra soluble e insoluble en estos frutos, lo que produce una gran mejora en el transito intestinal, confiriendole grandes propiedades saludables.

Si hay problemas de obesidad, te ayuda a controlar tu dieta. Una pequeña porción, te ayudará a controlar la ansiedad de ingerir dulces. Las frutas deshidratadas intervienen en la regulación de las conductas alimenticias.

Otro dato importante es que no son dulces, es una buena forma de darle un aperitivo dulce a tus hijos sin riesgo por las grandes cantidades de azúcar procesada. Es necesario reconocer que el azúcar de las frutas es menos densa que el de las golosinas. Esta diferencia es sumamente importante, sobre todo para personas con diabetes. Eso lo hace menos peligrosa para los diabéticos.

Frutas deshidratadas

Propiedades nutricionales

Cada 100 gr de fruta deshidrata o desecada contiene entre 60 a 75 gramos de carbohidratos simples. Estas no superan las 320 calorías; poseen entre 1 a 4 gramos de proteínas; contienen hasta 1. 7 gramos de grasas. Además de contener una moderada cantidad de hierro, importante para personas que siguen dietas vegetarianas.

¿Ayudan a prevenir enfermedades cardíacas?

Consumir frutas deshidratadas de forma regular ayuda a prevenir enfermedades del corazón, gracias a su actividad antioxidante y al efecto cardioprotector de algunos minerales y vitaminas en las frutas. En estas frutas se mantiene el valor nutricional y por la falta de agua se concentran los nutrientes y antioxidantes.

El valor nutricional de la fruta se mantiene en la fruta deshidratada e incluso aumenta la concentración de nutrientes y antioxidantes. El elevado contenido de potasio que contienen las frutas deshidratadas, como las ciruelas o las uvas pasas, ayuda a reducir el riesgo de enfermedades del corazón al regular el nivel de tensión arterial.

En un estudio, el consumo de uvas pasas afectó positivamente el metabolismo del colesterol y los marcadores de inflamación, lo que se tradujo en una notable protección contra enfermedades cardiovasculares.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Si te gusto, comparte...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *