El limón y nuestra piel

imagen destacada

La Internet esta bombardeada de recetas para la piel cuyo principal ingrediente es el limón. Hay muchas páginas a favor, mencionando las maravillas de esta fruta y muchas páginas en contra, que mencionan las contraindicaciones del uso del limón en la piel del rostro.

Por otro lado, el zumo del limón posee grandes beneficios para la salud en general. El limón nos brinda una gran cantidad de vitamina C, potasio, y otras vitaminas y minerales en menor proporción.

El limón y nuestra piel

Si bien recordamos, la vitamina C, participa en la producción del colágeno y mejora el proceso de cicatrización, además de mejorar la función del sistema inmunitario. También posee un elevado poder antioxidante.

En base a esto de su poder cicatrizante y las grandes concentraciones de vitamina C, (que le brinda su poder antioxidante), se recomienda mucho por los beneficios que podría traer para la piel del rostro. Entre estos destacan, su capacidad de iluminar el rostro, antiarrugas, también como astringente para eliminar el exceso de grasa, además se utiliza como exfoliante natural junto con el azúcar. Y es muy común el uso del zumo del limón en mascarillas.

En algunos casos, suele recomendarse diluir el jugo del limón con agua, para poder ser utilizado en la piel del rostro y no aplicar el zumo directamente.

¿Cual es el problema con el zumo del limón si trae tantos beneficios para la piel?

Para responder esto, primero hay que aclarar un punto importante sobre nuestra piel y algo conocido como pH, que es sumamente importante.

¿Que es la piel?

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, y es la barrera protectora que mantiene a salvo al organismo del medio que lo rodea, lo preserva y conserva. Además de ser un sistema de comunicación (a través del tacto) con el medio circundante. Y me quedo corta para hablar de la cantidad de funciones que desempeña nuestra piel, una de estas es, mantener la hidratación.

El limón y nuestra piel

Luego tenemos la piel del rostro, es la más fina y delicada que se encuentra en nuestro cuerpo.

Por otro lado, es la que más expuesta esta al ambiente. Recubriendo esta zona encontramos, el manto ácido, que es una emulsión de agua y lípidos formada por la mezcla de ácidos grasos que llegan de las glándulas cebáceas, por las secreciones de las glándulas sudoríparas.

Este manto, es el que proporciona la acidez de la piel, que se encuentra más o menos entre 5,5.

Ahora bien

¿Qué es el pH?

El pH es una medida de acidez o alcalinidad, que indica la cantidad de iones de hidrógeno presentes en una solución o sustancia.

La escala numérica utilizada para medir el pH, va desde 0 hasta 14, siendo 7 neutro. Los valores por debajo de 7 se consideran ácidos, los más alcálinos (o básicos) son los que se aproximan al número 14. El jugo del limón tiene un pH de 2.

¿Que pasa si se altera el pH de nuestra piel?

Pues, el equilibrio se altera, perturbando la función de la barrera. Quedando la piel desprotegida ante bacterias e infecciones. Si el pH baja, se acidifica demasiado el medio produciendo inflamación y enrojecimiento en la piel.

El limón y nuestra piel del rostro

Al agregar algo tan ácido como el zumo del limón con un pH de 2 en nuestra piel que posee un pH de 5,5 estamos ante la gran posibilidad de alterar la barrera de la piel, que es tan delgada y delicada.

Además el zumo del limón tiene otro componente que es el que le da ese poder de hipermegtación cuando entras en contacto con el sol, los Psoralenos. Este es una sustancia vegetal fotoactiva, es decir, se activa a través de la radiación ultravioleta, convirtiéndose en un agente melanogénico (generador de melanina, pigmento natural de la piel) y citotóxico (tóxico contra las células).

Hay evidencia clínica de el daño que este compuesto, usado de forma natural puede hacer en la piel ( los psoralenos y la piel ), tu piel puede irritarse, enrojencerse, inflamarse, mancharse y en muchos casos, se puede producir acné.

Si es cierto que el limón posee grandes beneficios para la piel, como aclarar las manchas, eliminar bacterias o rejuvenecer la piel. Pero, para que esto ocurra generalmente, se requiere una concentración mucho más alta que la proporcionada por los limones. Y además mantenerte completamente encerrada para que el sol no haga contacto con tu piel, y esta se manche.

Sin embargo, el limón y sus derivados usado en productos de tratamiento dermocosmético, ofrece todos sus beneficios como el ácido cítrico y la vitamina C, potenciado en distintas presentaciones como, jabones, cremas o lociones, que suelen tener la dosis apropiada para los tratamientos.

Imagen destacada: Foto de Comida creado por mdjaff – www.freepik.es

Imagen número 1: Imagen de Clker-Free-Vector-Images en Pixabay

Imagen número 2: https://www.freepik.es/foto-gratis/cuidado-facial_5398980.htm#page=1&query=piel%20del%20rostro&position=19

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Si te gusto, comparte...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *